Reseña “No te Escondo Nada” de Sylvia Day.

 

Reseña
“No te Escondo Nada”
de Sylvia Day.

“-Esto suena a que me estás diciendo que eres dominante.
Curvó la boca formando una suave y sensual sonrisa.
—Cielo, eso ya lo sabías. De lo que te estoy hablando es de que tú eres sumisa.”

Esta novela es el comienzo de la mayor tórrida historia de amor, la intensa pasión desborda todas las expectativas.


 

Es tal la intensidad de la historia y los personajes que aun siendo la segunda lectura del libro no he podido despegarme de el, bueno de mi tablet, he devorado el libro con la misma intensidad y placer que se devoraban los amantes de esta historia, Eva y Gideon.

“El intenso magnetismo que emanaba se fue haciendo más fuerte, hasta convertirse en una impresión casi tangible de enérgico e implacable poder.” -Eva.

Yo recordaba otro Gideon, pero me ha sorprendido, a ratos me derretía y a instantes le repudiaba. No entiendo como podía ser tan tierno, cariñoso, teniendo esos gestos tan dulces, que sobrepasan un cortejo; para luego portarse como un autentico… ¿Cabrón? ¿Arrogante? ¿Prepotente?

“Ya es hora de que hablemos de qué es lo que hace falta para que te me pongas debajo.”-Gideon.
“Eva, no me permitas que eche a perder esto. No permitas que te aleje de mí.” -Gideon.
“No vas a volver a ser una victima nunca más.”-Gideon.

Que conste, que esto no quiere decir, que no me derrita por Gideon.

He estado dividida, las dudas me abrumaban, el tema de la dominación…No lo acabo de comprender, lo voy asimilando y reconociendo, y en parte entendiendo. Puedo entender la necesidad del control y la necesidad de la sumisión, pero siempre entendiéndola como un estado y no una forma de ser. Ya lo sé, no lo pillo.

“Sus caderas se clavaban en las mías, empujaban como diciendo: ¿Me sientes? Estoy dentro de ti. Me perteneces.” -Eva.

A parte de eso, que quiero considerar un detalle, las tendencias sexuales no hacen a la persona,como una mota de polvo, en la impresionante e impecable personalidad de Eva. Ella se ha convertido en mi heroína. Por su fuerza, tenacidad, persistencia…

“Quiero saber quién eres, lo bueno y lo malo que hay en ti.” -Eva.

Ella arrastra con una carga muy pesada, pero a divisado al fondo el lugar donde quiere estar -Gideon- y va a llegar, sí o sí. Sin importarle, todos los obstáculos que ha de superar, de las caídas de las que se tiene que recuperar y del dolor que todo la va a suponer.
Ella sigue adelante sin mirar atrás, con paso firme aunque tenga que soportar su peso y el de los demás, que aun no se han dado cuenta que no lo pueden dejar atrás.

“Quiero ser el lugar donde te sientas seguro, Gideon.” -Eva.

Estos son los motivos por los que sigo leyendo a esta escritora, Sylvia Day. Aunque haya momentos en los que la odie, por dejar tanto tiempo entre las entregas de sus sagas obligándome a releerlas, con el miedo a que una segunda lectura cambie mi recuerdo y me haga aborrecer a sus protagonistas.

Ahora tengo que tomar una decisión, sigo con el plan de intercalar las con los relatos de los premios chick lit o sigo con la segunda entrega…

Por cierto esta campaña de Henry Cavill se parece mucho al libro, aunque es en Londres y no Manhattan.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario