Los Tres Nombres Del Lobo de Lola P. Nieva

Los Tres Nombres Del Lobo de Lola P. Nieva

 

 

 

 

Ardiente, explícito y no hay baremo que contemple la intensidad de este libro.

Este libro no lo quiero olvidar nunca.
Es una gran historia llena de PASIÓN y AMOR, que te llevan a la más absoluta LOCURA.


 

Es de las que me gustan a mí, donde hay tanta pasión, que sientes, que necesitas, abrirte el pecho para poder sujetarte el corazón y poderte realizar un auto-masaje cardíaco, en caso de ser necesario.

Es un relato donde no te llegas nunca a relajar, estás en continua tensión, porque a cada instante, la historia da un vuelco, y tu corazón con ella.
Es como cuando estás en la orilla de un mar picado, en el que entras hipnotizada por el juego de las olas y te derriban, pero tú te levantas y sigues. Y te vuelve a derribar una y otra vez pero tú sigues levantándote para sobrepasar la zona donde rompen las olas y llegar a un lugar con más calma.
Ya comenté que no sabía sí sobreviviría a este libro, tengo que reconocer que me ha dejado muy marcada y que realmente tendré que pasar, el famoso luto, que en otras ocasiones me he negado, sustituyéndolo por otro tipo de lecturas más ligeras y divertidas.
Esta vez no, no creo que pueda en unos días leer otra cosa, porque en cada línea buscaré los personajes de este.
Los protagonistas me conquistaron al instante, hasta Gunnar, ” El bárbaro del demonio” Él se merecería una eternidad entera. Porque a pesar de su condición (la de bárbaro) se permite tener una debilidad, la de amar a Freya.
La conquista, o se deja conquistar, poco a poco, mostrándola el hombre que es, divertido, tierno, protector… además de un excelente amante, claro.
Rashid, al que yo le perdonaría todo. Porque lo hizo todo, por amor. Por el amor de su infancia, que fue creciendo, a la vez que ellos. Le vio madurar, al igual que ella, se convirtió de una tierna niña a una dulce mujer, que pudo disfrutar casándose con ella, haciendo realidad sus sueños, en contra de todo lo que dictaba su familia. Luchó para conseguir su felicidad y la de ella, que la mimó como a una princesa.
En esta historia creo que no hay culpables, si no víctimas, de una situación, de unos actos o de un amor desmesurado.
Ambos protagonistas masculinos procesan un amor exorbitante a la protagonista femenina, Shahlaa o Freya, hasta el punto de convertirla en deidad, y es eso lo que les mata. (Los extremos no son buenos).
Cada uno ama a una mujer diferente pero que comparte el mismo cuerpo.
Shahlaa, el amor de Rashid, era la mujer tierna, dulce e ingenua que sale del cobijo de su madre, para entrar en el de su amado, viviendo en una burbuja sin conocer la maldad, hasta que la meten en su casa, en forma de mujer, y lo descubre de forma dolorosa, (como es habitual). Ese es el empujón, que necesitaba para salir de su mundo, al real.
Freya, el amor de Gunnar, es la mujer, completa y adulta; es el resultado de una vida dura, a la que se tuvo que enfrentar, para poder sobrevivir. Aprendió a luchar, a sacar su genio (el lobo), a perseverar, a marcar estrategias… Todo lo necesario para mantenerse viva, y aun así, no perdió sus otros rasgos, que tantos problemas la dieron, la impulsividad y la obstinación.
En cuanto a las citas, como ya sabéis las voy subiendo a mi muro, durante la lectura, en las imágenes de los protagonistas, que pongo en el ÁLBUM PROTAGONISTAS, os he reservado algunas, ha sido muy difícil elegirlas, porque había señalado muchas.
Rashid

“Nuestro amor es tan fuerte que a mí también me asusta. De solo pensar que te puedes alejar de mí, me siento desfallecer. No me dejes nunca, amor mío.”

“Me vuelves loco, Shahlaa. Tan loco que creo que voy a estallar en llamas.
—Entonces deja que apague tu fuego.”

Gunnar

“…Quería que sintieras algo por mí la primera vez; deseaba algo con más fuerza que tu cuerpo, deseaba tu corazón, tu alma, solo por eso esperé. Creo que no he hecho nada tan difícil en mi vida.”

“No supe lo que era el miedo hasta que comprendí que te había perdido. Jamás me he sentido tan solo, tan angustiado. Y, a pesar de eso y de que ardo en deseos de llevarte lejos de todo, haré lo que me pidas, aunque me falten las fuerzas.”

“Juro protegerte con mi vida, amarte con mi alma y venerarte con mi cuerpo. Me entrego a ti hasta el fin de los tiempos.”

“Mira a tu dueño y señor, a tu siervo y adorador. Mía para toda la eternidad. Tuyo a través de los tiempos.”

Freya

“Te amo tanto que este tiempo sin ti ha sido la tortura más cruel. Y, déjame advertirte algo: si vuelves a tocar a otra mujer, te juro que te arrancaré los genitales y se los daré de comer a los cuervos.”

“Él fue mi luna, grande y mágica, pero tú, tu eres mi sol, cálido, inmenso y absolutamente necesario para vivir; sin tu luz, no podría existir.”

Nosotras para definir los libros cuando los comentamos hacemos ciertas diferencias:
En cuanto al contenido erótico: suave – calentito – ardiente.
La forma de abordarlo: explícito – romántico.
La trama: ligero – intenso- pasional.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario