Deseo… Las manos quietas, que van al pan de Lara Smirnov

En esta sección os voy a mostrar libros que veo por las rrss. y tengo el flechazo a primera vista, y los DESEO…
Deseo... Las manos quietas, que van al pan de Lara Smirnov, Pllqq

Las manos quietas, que van al pan

de Lara Smirnov

Sinopsis

Nina no tiene suerte con los hombres. Harta de sufrir el acoso de jefes y compañeros en los restaurantes donde ha trabajado, se presenta al concurso «Tip Top Chef», para conseguir su independencia y abrir su propia pastelería.
Denis había logrado hacer realidad su sueño: abrir un restaurante a medias con la mujer de su vida. Pero cuando ella decidió que en su vida no era suficiente un solo hombre, el sueño se convirtió en pesadilla y Denis se quedó sin amor y sin restaurante.
Las cosas entre Denis y Nina no pueden empezar peor. Desde su primer encontronazo ante las cámaras, la pareja entra en un duelo personal para demostrarle al jurado que no tienen rival amasando pasta y pellizcando los bordes, pero cuando los focos se apagan, los pellizcos vuelan porque las manos se les van, y no precisamente al pan.


Con solo ver la portada ya es más que apetecible, y cuando lees el título… ¡Lo deseas! Cuántas veces hemos oído eso y en tan distintas circunstancias…
La sinopsis es tentadora al máximo, ya me imagino esas tensiones entre los protagonistas, y como a mí casi no me gustan —es broma, me chiflan—.

Además, Lara Smirnovla versión más macarra y divertida de Norma, borda estas situaciones, llevándolas siempre al extremo con su desbordante imaginación, estoy deseando leerla.
Otro motivo para leer esta novela es, porque une, por lo menos para mí, dos de los más grandes placeres: la cocina (la comida) y el amor (el sexo). Elegid la versión que deseéis, pero, en definitiva, son las mismas.

A pesar de que, disfrutar de la comida, no implica disfrutar de la cocina y tener sexo, no implica tener amor; siempre se pueden buscar todas las opciones o preferir gozar de ellas por separado…
Veremos que opciones eligen los protagonistas de “Las manos quietas, que van al pan” y después las comentamos.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario