Deseo de Meghan March. Reseña.

deseo-meghan-march-pllqq

Sinopsis

«Siempre conservo lo que me pertenece. Y eso incluye a Keira Kilgore.
Pero ya no me basta con que sea parte de mi deuda, con poseer su cuerpo. Quiero algo más. Quizá intente resistirse, pero jamás renunciaré a Keira.
Nada nos separará. Ni ella ni mis enemigos. Nadie.
Solo hay un modo de que pague su deuda: con su corazón.»
Cuando Keira resulta herida, Mount jura no detenerse ante nada para salvarla y vengarla. Aquellos que al atacarla intentaron hacerle daño a él, pagarán con su vida. Pero Keira tiene el mismo afán de venganza que Mount. Ella también quiere que paguen aquellos cuya intención era perjudicar al hombre al que -ya no puede negarlo- ama sin remedio. En sus pasiones y en sus deseos, Keira y Mount han encontrado el camino que ha de mantenerlos unidos. Siempre y cuando sus enemigos no acaben con su historia de amor.


 

En esta parte, Deseo, el final de la Saga Mount, ya no existe la tensión entre los protagonistas, que dejaron de llamarse por el apellido para llamarse por su nombre. Llegado este momento ya se habían mostrado y entregado todo, solo quedaba reconocerlo. La tensión sexual que hubo en un principio se convirtió en pasión, amor, devoción…
Este es el motivo que da pie a que surjan nuevas tramas que te intrigan y te mantienen leyendo hasta que queman los ojos, ya que surgen sin apenas darte cuenta y te ves envuelta en una vorágine que no sabes ni de donde ha aparecido, pero es satisfactoria…

Lachlan Mount, el Rey de los bajos fondos de Nueva Orleans, — escribo su nombre completo porque en la primera parte, era Mount; en la segunda, se convirtió en Lachlan; en la tercera, tiene partes de las dos— el hombre que es capaz de devastar una ciudad por amor. Un hecho romántico ¿No? Yo no me puedo poner en situación, sin embargo, me supongo que para Keira sería así. Os hago este mini Spoiler para que comprendáis el cambio de los protagonistas en el final.

No sé por qué, pero no es la primera vez que me pasa esto con los protagonistas masculinos de algunas trilogías, comienzan siendo fieros leones, fuertes, llenos de coraje y prepotencia; y acaban siendo mimosos gatitos en las rodillas de sus dueñas…

En esta reseña no puedo ser muy explícita con la evolución de Keira Kilgore en la novela, ni en la saga. Simplemente puedo decir que me ha sorprendido mucho el progreso. Ella pasó de ser de una mujer conformista y poco espontánea a… una mujer… dejémoslo en entregada y apasionada en todos los sentidos.

Lo que sí os puedo contar es que, consiguió cumplir su deseo de complacer a su padre, mejorando su empresa familiar, superando los retos que ella misma se impuso para lograr que su destilería entrara en el mercado internacional.

Ha sido difícil encontrar las palabras para reseñar esta novela, porque de toda la saga es la que menos me ha enganchado, era muy complicado mantener esa tensión durante toda la saga y casi imposible escribir un buen final para todas las lectoras.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.